domingo, julio 25, 2010

Prisa y el fantasma

En su agitado caminar,
apremiante y veloz,
se cruzó con un espiritu sinuoso
alejado de la vida,
desprendido de la carne,
mas la urgencia de llegar,
de quemar el pavimento bajo sus pies
cegó su mirada antes lúcida
ante aquel que le observa impávido pasar.

6 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...


Una fotografía para plasmar la inversión de la lógica. La quietud móvil y el movimiento inmóvil.

Saludos

CristalRasgado LaMiradaAusente
________________________________

isabel membrado dijo...

No sé qué tiene tu foto que me gusta tanto!! Será su estilo tan urbano?? O tal vez sea eso más su título que me encanta, más tus palabras sobre este mundo en el que nos movemos demasiado deprisa con tanta frecuencia ... En cualquier caso el conjunto de todo ello me encanta.
Saludos!!

Ana Manotas Cascos dijo...

Me gusta el momento que has captado, me gusta el blanco y negro y me gusta lo que has escrito. Y claro que te recuerdo, como no.
Un abrazo

Veronica Curutchet dijo...

SENCILLAMENTE GENIAL!
GRACIAS POR LA VISITA A JARDIN HAIKU, El Arte de Vivir el Instante

Merce dijo...

Fotografias y palabras que permanecen y dejan estela.

Una fotografia maravillosa.

Saludiños :)

Sólo Adán dijo...

Excelente fotografía...los efectos de la velocidad, el contraste, los blancos y negros... y la historia que le pones a la foto, Buena!!